HATER:
Esos Pobres Desgraciados

Luis García

Hay 3 tipos de personalidades o de maneras en las que las personas se enfrentan a algo desconocido.

Dos de ellas podríamos catalogarlas como negativas, y una es la positiva o constructiva.

  1. La mentalidad INCRÉDULA
  2. La mentalidad CRÉDULA
  3. El espíritu o mentalidad crítica y despierta, la persona que va a ver más allá de lo que le están diciendo, la que no se cree a pies puntillas lo que le dicen porque sí, pero que sí lo va a investigar por su cuenta para formar su propio juicio y opinión al respecto.

En mis vídeos hay decenas de personas insultándome, diciéndome que por usar determinadas sustancias no tengo derecho a dar consejos, que estoy dando falsas ilusiones a las personas que empiezan, y chorradas por el estilo.

Si os fijáis, veréis un patrón que se repite en este tipo de personas, y es a parte de intentar destruir sin argumentos más allá de la ira, el reconcor y come come interno que sienten, intentan “alertar” a los demás de que no vean los vídeos ni sigan mis consejos.

¿Por qué hacen esto dichas «criaturitas del señor» como diría el Rubius.

Bien, pues todos estos, son personas totalmente incrédulas que ven imposible conseguir lo que yo he conseguido, y la forma que tiene la mente de protegerte contra eso es negarlo.

Debéis tener algo bien claro, si estas personas han llegado hasta mi canal, si estas personas ven mis contenido, es porque les gustaría tener un físico mejor que el que tienen, como a todos vamos.

No seamos hipócritas, todos absolutamente todos, nos miramos al espejo cada mañana al despertarnos, todos los que vamos al gimnasio nos miramos en los espejos del gimnasio, hacemos poses cuando salimos de la ducha, apretamos el abdomen a ver si nos ha salido algún abdominal nuevo, nos miramos hasta en los reflejos de los cristales de los coches y de las tiendas por la calle… ¿tengo o no tengo razón?

Pues bien, como os decía, esta gente incrédula ve que conseguir esto que otros conseguimos a base de constancia, perseverancia y tiempo, es algo fuera de su alcance

Así pues, han abandonado, y la manera que tiene tu subconsciente para evitar que sufras, es negarlo.

Y no sólo eso, sino que se convierten en una especie de adalíes de la justicia divina y los prejuicios para que todo el mundo sepa que todo eso que gente que hemos conseguido nuestros objetivos y que ellos no tuvieron coraje de persistir, pues que es mentira.

Y de esta forma, pues ya no se sienten tan mal ni tan culpables por arrojar la toalla cual cobardes sin sangre.

Tengo más que comprobado que esta gente actúa de esta manera, pero realmente no es su culpa. Es un mecanismo de defensa.

Si tú te ves incapaz de conseguir algo, el hecho de negarlo, te protege de esa frustración, que no es ni más ni menos que lo que tienen y por lo que sienten esa necesidad de escribir en los comentarios cosas tan radicales, faltosas y desagradables.

El motivo es simplemente ese, y les puedo llegar a comprender, pues soy consciente de que están frustrados por no haber podido conseguir algo un día se propusieron, pero que por suerte o por desgracia no todo el mundo vale para ello.

Porque está claro que lo desean, si no, no verían mis consejos Pero como no tienen capacidad de sacrificio, de ser constantes, de tener paciencia para que los resultados vayan llegando, sino que lo quieren para ya, y obviamente un físico así no se consigue de la noche a la mañana, pues intentan echarte por tierra y “prevenir” a los demás para que tampoco le echen lo que hay que tener, no vaya a ser que los demás si que progresen y alcances sus sueños, cosa que obviamete les quita el sueño (¿qué pena no?) 

Pues ellos ahí a criticar desde la sensación de impunindad que permite escribir detrás de un perfil falso, porque la mayoría ni dan la cara de lo cobardes y tristes que que son.

Hablábamos también de un segundo grupo de personas ,que son la cara opuesta de las incrédulas, es decir las crédulas.

Son personas que me escriben, la mayoría de veces ni siquiera se presentan, no me dicen ni su nombre, ni de donde son, no me dicen nada de nada, sino que te mandan un email tal que así: «Sensei quiero una dieta,» o «o Sensei quiero una tabla de ejercicios par adesarrollar tal músculo» o «Sensei is brazos se ven pequeños ,  ayúdeme» o «mi pecho izquierdo es más pequeño que el derecho por favor ayúdeme». Esto es a lo que me refiero con credulidad. Se piensan que hay una cosa que yo les puedo decir así rápida y directa que será la solución a sus problemas.    

Yo te puedo dar consejos, y de hecho muchas veces pongo en los títulos consejo para una espalda más ancha, o 7 trucos para ponerte más grande.

Pero eso no quiere decir que por aplicar sólo una de las cosas que yo te diga, ya vaya a ser la panacea.

Porque si fuera tan fácil, si con una frase o un consejo pudiera resumirte mis 20 años de experiencia en los gimnasios entrenando con pesas y haciendo dietas, pues todo el mundo tendría un cuerpo 10 ¿no crees?

Ambas mentalidades, tanto la incrédula como la crédula, jamás van a hacer que consigas tus objetivos, porque

La gente incrédula jamás va a salir de su zona de confort. Yo estoy convencido que son personas que intentaron ponerse fuertes, aumentar masa muscular si estaban flacos, o definir si estaban gordos, o en general mejorar su físico, pero no le dieron el tiempo suficiente. No pusieron toda la carne en el asador, no fueron constantes, abandonaron a las primeras de cambio, y eso les generó tal frustración, rencor y odio que para ellos ya todo es imposible, todo es una mierda, todo es mentira. Incluso sé de muchos que han hecho cosas muy extremas. Gente con cuerpos mediocres, personas que han hecho dieta menos de un mes en su vida, qué digo un mes, ni la primera semana que le pones la dieta que es cuando más motivados están, pues ni siquiera eso. Muchos a las dos semanas ya están buscando «atajos» para conseguir ese cuerpo que anhelan, pero sin sacrificios, sin pasar por donde hemos pasado los demás.

Y sé de muchos que han usado cantidades ingentes de sustancias (ya sabéis a lo que me refiero) pensando que ese era el verdadero secreto y… han seguido teniendo un cuerpo lamentable.

Porque no os dejéis engañar. En la vida, como en le deporte, no hay atajos. Por mucho que os toméis, por mucho que os digan que yo tomo o dejo de tomar, si no tienes dominadas una serie de herramientas previas, de nada te va a servir que uses esto o lo otro. Ahora bien, si tú tienes tu cuerpo preparado después de un montón de años de entrenamiento, de disciplina alimenticia, de quedarte en casa descansando en lugar de irte de fiesta para poder estar fresco al día siguiente y entrenar a muerte, de exigirte al máximo en cada serie, en cada repetición tirar como si fuera la última, y cuando ya tienes un nivel y un cuerpo hecho, entonces decides dar el salto.. pam, entonces es cuando tu cuerpo de verdad muta y la gente se queda con la boca abierta diciendo dios pero de dónde  ha salido este bicho.

La gente que triunfa, la gente que consigue sus objetivos no son crédulas, ni incrédulas. Son gente crítica, son gente con una mente abierta, son personas con capacidad de agarrar las herramientas que otros con mas experiencia ponemos a su disposición, y aprovecharlas para abrir puertas que antes estaban cerradas e ir a ese lugar donde se encuentra el verdadero desarrollo muscular.

Por que si os fijáis, ni siquiera he usado la palabra esfuerzo ni la palabra sacrificio.

Estas palabras llevan implícito una connotación negativa. Si ves todas las coas que necesitas hacer para conseguir el físico que quieres como algo negativo, como algo privativo de otras cosas, entonces tienes todas las papeletas para fracasar.

No se trata de privarse de cosas, no se trata de sufrir, no se trata de sacrificarse

A mi todos los días me dicen: “hay que ver, cuánto sacrificio” “qué vida tan sacrificada la tuya yo no podría

¿Qué es lo que me están manifestando cada vez que me dicen algo así?

Pues una limitación brutal, una puerta cerrada frente a sus narices que les impide ver el verdadero secreto, la verdadera clave que al menos a mí, me ha servido y me está sirviendo para conseguir mis objetivos.

Y ¿cuál es esa clave que me ha permitido tener éxito en lo que me he propuesto?

Ser capaz de encontrar aquel lugar en el que yo quiero estar, ese espacio donde se encuentra el verdadero desarrollo muscular en todo su esplendor, e ir directamente a él, sin bordearlo, ocupar ese espacio en e que quiero estar, y que a mi me hace feliz, para que, a través de mis entrenamientos y una alimentación adecuada a los mismos y al objetivo que persigo, llegar a ser una persona mucho más plena, mucho más completa, más consciente de mi mismo y del entorno que me rodea para al fina y al cabo ser personas más felices que al fin y al cabo es de lo que se trata ¿no crees?

Esto ha sido Consejo de Sensei… ¡Demos gracias al 🙏🙌✨

 

                                                                                                           

 

Pues nada mis queridos Muscle Senseitos, como siempre digo en mis videos, espero que os haya gustado esta tabla, que la pongáis en práctica, y ya me diréis los resultados ¿de acuerdo? 

Palabra de Sensei…

Has leído mi artículo sobre «El Secreto del Éxito?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies